La primera comunión, entre el rito cristiano y la fiesta pagana.

La primera comunión se celebra como un acto religioso en el que se el niño toma parte por primera vez en la Eucaristía, la Eucaristía es el sacramento de las iglesias cristianas que consiste en consagrar el pan y el vino (memorial de la muerte y resurrección de Jesús) y en su distribución entre los fieles.

La primera comunión la toman los niños entre los 7 y 12 años de edad (esta suele ser la edad tradicional aunque no hay una edad establecida para ello) y para poder tomar parte de ella tienen que cumplir unos requisitos:

En primer lugar, deben pertenecer a la religión católica y por lo tanto tienen que haber participado en el sacramento del Bautismo. la-primera-comunion

En segundo lugar, tiene que tener una formación previa (catequesis) que suele tener una duración de 1 o 2 años (dependiendo del lugar donde vivan los niños) y que normalmente es impartida por sacerdotes o religiosas o personas laicas voluntarias y nombradas por el sacerdote. En el curso, los niños aprenden los valores y las normas de la iglesia, y además conocen las oraciones básicas como el Padrenuestro, el Ave María y el Credo.

En tercer lugar, es necesario participar del sacramento de la Penitencia o confesión de los pecados. El niño o niña tiene que confesar los pecados cometidos en su vida y redimirse de los mismos. Es obligatorio obtener el perdón del sacerdote para poder participar en la comunión.

Aunque la primera comunión sigue siendo un acto principalmente religioso, se ha convertido a la larga en un acto no sólo de celebración cristiana sino también en una gran fiesta, en la que prima el consumismo y en la que los niños y muchos mayores muchas veces dan más importancia a los regalos y a la fiesta que a la propia celebración religiosa.

Generalmente es costumbre celebrar una gran fiesta en la casa del niño o en un restaurante o salones especializados. Se celebra una comilona o fiesta en la que se invitan a familiares y amigos, y aunque la fiesta debe conservar una temática infantil y cristiana, el consumo de alcohol es tolerado siempre y cuando sea moderado.

A las fiestas generalmente asiste la familia del niño que recibe la Primera Comunión y sus amigos; es normal que las fiestas de primera comunión se debatan entre ser una celebración de adultos, (que incluye el consumo de alcohol, baile, etc) o ser una fiesta infantil con castillos hinchables, juegos, títeres, payasos, entre otras actividades.

La tendencia es que la Primera Comunión se está convirtiendo en un gran acontecimiento, cuyo vestuario y festejos tan elaborados, tan complicados y tan caros, que se asemejan cada vez más a la celebración de una boda. Entre la ropa de los niños, el banquete, los recordatorios, los regalos y otros detalles, una Primera Comunión podrá costar de 2 a 3 mil euros, de media, lo que supone un sueldo entero de una familia, o más.

Vestidos y trajes de Primera Comunión para niños y niñas

La iglesia pide sencillez y moderación en la vestimenta para la ceremonia de la Primera Comunión, en algunas comuniones, sobre todo las de colegios religiosos los niños van vestidos tan sólo con una túnica de color blanco (símbolo de la pureza del alma) y una cruz sencilla de madera.

La ropa de las primeras comuniones es tradicional. Las niñas suelen usar vestido blanco y los niños van vestidos con un traje tradicional o bien de marinero o almirante. Un vestido o un traje sencillo puede salir entre 100 o 300 euros dependiendo de la tela, del diseño o de los adornos que tenga. Entre el vestido o el traje, los zapatos, peinados y demás complementos, la vestimenta de un niño o de una niña puede costar de 150 a 500 euros, o más dependiendo de las posibilidades y la demanda de las familias, y del modelo del traje o el vestido.

El banquete de la Primera Comunión de los niños

Lo que más encarece la celebración de una primera comunión es el banquete, la comida que se ofrece a los invitados, en este sentido como decíamos las comuniones cada vez se parecen más a las bodas, ya que se ofrecen banquetes con varios platos, baile, barra libre, trasporte de invitados, todo esto en un pack cada vez a precios más escandalosos para ajustarse a la demanda cada vez más alta de estos servicios. Al contrario del bautismo, celebración que aún mantiene su carácter íntimo, la Primera Comunión se ha convertido en todo un acto social. Tras la ceremonia de la iglesia, se suele ofrecer algún pequeño tentempié o una comida a los invitados a modo de celebración. Muchas familias deciden hacerlo en casa o en un local acondicionado para la celebración. Sin embargo, las familias que no tienen otra elección o que prefieren celebrarlo en un restaurante, tendrán que pagar de 30 a 60 euros el menú/persona.

Regalos, recordatorios y reportaje fotográfico de la Primera Comunión

recuerdos-de-comunionEs muy común entregar recuerdos de comunión a los invitados a la fiesta, son típicas las figuritas de niños haciendo la primera comunión, así como los recordatorios de comunión con la foto del niño o de la niña y la fecha de la ceremonia. No obstante, las tendencias están cambiando y cada vez se busca más la originalidad y practicidad de los detalles de comunión que se dan a los invitados. Conforme a esto se pueden regalar con motivos de comunión llaveros, bolígrafos, tazas para el desayuno, libretas y en fin multitud de artículos que hay en el mercado y que no son el típico muñequito que dejamos en la estantería para que coja polvo.

Es también frecuente ofrecer regalos a los niños. Regalos como un reloj, un rosario, una biblia, un álbum para las fotos, una cadena de oro, un crucifijo, máquinas fotográficas, o un diario, son los más demandados. Y no podemos olvidar del reportaje fotográfico. Las fotos y el vídeo de la celebración son un buen recuerdo de este día tan importante para los niños.

El momento de elegir los detalles de boda

Cuando una pareja se compromete y pone fecha para su boda son muchos los preparativos a los que tienen que enfrentarse para la organización de la misma.

Entre todos estos preparativos y que no conviene dejar para el último momento, aunque suele dejarse siempre para el final, se encuentra el decidir y escoger los regalos de boda o los detalles que se darán a los invitados en la misma.

Estos detalles de boda se suelen dar como agradecimiento a los invitados por haber asistido a la celebración y también a los invitados que no han podido asistir, para que tengan un recuerdo bonito del momento del enlace.

Una de las primeras dudas que surgen es ¿cuantos regalos debo de dar? Hay parejas que dan un sólo regalo por unidad familiar, pareja o la persona que va sola, esto puede ser una buena idea si se trata de un regalo personalizado, o por ejemplo un regalo DIY (es decir hecho a mano por los propios novios) lo que dará un valor añadido al mismo. No obstante tendría que tratarse de un regalo neutro y que por tanto sea de utilidad tanto para hombres como para mujeres y esto no siempre es fácil de conseguir. Por ello lo más habitual suele ser hacer un regalo a los hombres y otro a las mujeres.

Otro detalle importante a tener en cuenta es el presupuesto que vamos a destinar a este propósito, todo dependerá por supuesto del número de invitados que tengamos en la boda. Sería interesante saber más o menos la cantidad que queremos gastar para acotar nuestra búsqueda del regalo ideal. En cualquier caso en la red podemos encontrar una amplia oferta de detalles de boda a un precio bastante asequible.

Lo más complicado quizá sea encontrar un detalle de boda que se adecue a la personalidad de los novios y al gusto de los invitados. Mi consejo es que no os compliquéis pensando en que va a gustar más o menos a los invitados, seguramente serán muchos y es muy difícil sino imposible contentar a todo el mundo, así que simplemente ¡escoger el regalo que os gustaría recibir a vosotros!

boda-vintageSi vuestra boda tiene una temática concreta será más fácil encontrar unos detalles adecuados a este tema por ejemplo si se trata de una boda vintage o de una boda rústica unos detalles de acuerdo con esta temática ayudarán a mantener la esencia de la misma y ayudarán a los invitados a recordar con encanto aquel momento.

En casi todas las celebraciones suelen haber también niños de los cuales no debemos olvidarnos, lo más habitual para contentar a los peques son las chucherías y aunque no todos los padres aprueban que sus hijos abusen de las chuches, tratándose de una ocasión extraordinaria suele ser bien aceptado por todos. Aunque no debemos olvidar que algunos padres son reacios a que sus hijos consuman chuches, eso sin olvidar las alergias, por lo que a veces un pequeño regalito que les atraiga y estimule su creatividad puede ser una buena opción como regalo para los niños.

body-o-un-babero-personalizadoSi además en vuestra boda hay alguna embarazada o algún bebé y se trata de una persona allegada, un familiar o alguien a quién simplemente queráis sorprender con un detalle único. Podéis sorprenderlos con un regalo personalizado, como un body o un babero personalizado con vuestros nombres y la fecha de vuestra boda, así después de usarlo podrán guardarlo también como recuerdo de vuestra boda.