La importancia de los besos, abrazos y caricias en nuestras relaciones.

El contacto físico es esencial en el desarrollo humano. Está demostrado que el contacto físico y las caricias son de vital importancia desde el nacimiento, de ahí tanta insistencia últimamente en la importancia del contacto piel con piel del recién nacido y la madre después del parto.

Un estudio realizado en los años 80 en varios orfanatos de todo el mundo nos refleja claramente la gran importancia de las caricias para el desarrollo y el crecimiento del ser humano. En estos escenarios donde según la inversión social y la política llevada por parte de cada país, se atendía de un modo correcto o menos correcto a los niños allí recogidos.

Se vio que los bebés que no recibían mucha atención en los orfanatos, simplemente dejaban de llorar porque habían deducido que sus lamentos no servían de nada y se resignaban a su suerte. Los niños que crecían sin demasiado contacto físico, sin caricias, besos, abrazos y el apoyo de una familia, tenían muchas más probabilidades en la edad adulta de sufrir algún tipo de enfermedad mental, e incluso de delinquir.baby-696353_640

La afectividad demostrada a través de las caricias y el cariño es tan importante por tanto para la crianza de un hijo y su desarrollo físico, mental y emocional como el propio alimento.

En las relaciones de pareja y familiares también es muy importante mantener estas conductas, ya que son las que ayudan a frenar el estrés y las tensiones diarias y afianzar y estrechar lazos. Después de una discusión unas palabras de cariño son importantes, pero a veces un gesto tiene mucho mayor peso que las palabras, un beso y un abrazo con corazón es mucho más importante porque ayuda a generar una sensación de placer y a liberar una serie de reacciones químicas que ayudan a nuestro cerebro y a nuestro organismo para estar saludables y sentirnos felices. Un gesto de cariño es a veces mucho más placentero por su cercanía y porque lo sentimos como una expresión de afecto mucho más sincera, mas real, más emocionante.

Las reacciones químicas de nuestro cuerpo ante las caricias, los abrazos y los besos:

Los seres humanos somos un conjunto de reacciones químicas muy sofisticado y el cerebro es el encargado de gestionar todas estas reacciones.

Un abrazo, un caricia, una sonrisa, hacen que se libere oxitocina. La oxitocina permite una remodelación neuronal de hipotálamo,  con más afecto, generamos un mejor hipotálamo.

La oxitocina produce algunas reacciones en el cerebro que afectan a nuestro comportamiento, aumenta la excitación sexual y los lazos de pareja, ayudan a estrechar los lazos maternales, aumentan la confianza y ayudan a reducir el miedo social, aumenta la generosidad y la empatía.

Algo tan sencillo como una caricia reduce nuestros niveles de cortisol en sangre, nos relaja y reduce el estrés y la ansiedad.

Con los besos el cerebro genera también serotonina y dopamina, dos sustancias que se liberan por ejemplo con el ejercicio físico y que nos ayudan a sentirnos mejor. En el sistema nervioso central, se cree que la serotonina representa un papel importante como neurotransmisor, en la inhibición de: la ira, la agresión, la temperatura corporal, el humor, el sueño, el vómito, la sexualidad, y el apetito. Estas inhibiciones están relacionadas directamente con síntomas de depresión.

La dopamina tiene muchas funciones en el cerebro, incluyendo papeles importantes en el comportamiento y la cognición, la actividad motora, la motivación y la recompensa, la regulación de la producción de leche, el sueño, el humor, la atención, y el aprendizaje.

Los besos, las caricias y los abrazos si se dan con cariño y amor tienen la facultad de hacernos sentir felices. La glándula hipófisis genera endorfinas, también conocidas como ”hormonas de la felicidad”  que nos hace sentir placer y a la vez olvidarnos del estrés y sirven como inhibidor del dolor.

mi-primer-beso

Recuerda que para el ser humano es tan importante la alimentación como el amor. Es el amor el que nos hace sentirnos seguros y respetados, con fuerzas para enfrentarnos al mundo y a los problemas cotidianos y es el amor el que nos hace sentirnos felices y con ganas de vivir cada día. Si amas a los tuyos no dejes de besarlos, abrazarlos y acariciarlos cada día con una sonrisa!

Encontrando el regalo ideal para un peque de 2 años

Si en este momento os encontráis en mi misma tesitura, ya que mi hija cumple 2 años la semana que viene y aún no hemos comprado su regalo,os encontráreis con nuestro mismo dilema ¿cual es el mejor regalo para un niño de 2 años?

Aprovechemos ahora que aún no pueden decidir por ellos mismos para hacerles un regalo que además de para jugar les sirva para aprender y para estímular las nuevas habilidades que van adquiriendo a esta edad.

Los pequeños de dos años están en una edad de grandes cambios y grandes logros, es una edad preciosa y complicada (para los padres) en las que nuestro bebé poco a poco deja de ser tan bebé y empieza a convertirse en niño.
Van adquiriendo poco a poco más independencia, esta independencia les proporciona libertad para experimentar sensaciones y descubrir muchas cosas nuevas, pero también pueden surgir nuevos retos y conflictos que le hagan tener más berrinches.

Los juguetes pueden ayudarle a superar estos nuevos retos, a expresar sus emociones y también a comunicarse mejor con los adultos.

Es una etapa en la que el desarrollo del lenguaje es muy importante para ellos, escuchan y entienden la mayor parte de las palabras que los adultos les decimos y por eso un juguete que estímule la comprensión del lenguaje es muy recomendable.
Los cuentos estímulan su comprensión del lenguaje y su imaginación, deben ser cuentos con grandes dibujos y colores y con las páginas de cartón para que puedan manejarlos sin romperlos.
Los juegos para pintar, libros de colorear, pinturas de dedos, tizas o ceras adecuadas a su edad también les ayudarán a desarrollar su imaginación y creatividad y son otra forma de comunicarse.

finger-painting-366687_640https://www.lacestitadelbebe.es/es/

La música, a esta edad los niños suelen sentir una absoluta fascinaciónpor la música, se emocionan escuchando canción preferida y lo demuestran riendo, haciendo palmas, cantando o bailando.
Un regalo que seguro les fascinará es un instrumento musical sencillo como una pandereta,un tambor, un xilófono un pequeño piano, maracas. Eso sí tendremos que resignarnos a vivir con el ruido que supone ”aporrearlos” de vez en cuando.

Su capazidad motriz se desarrolla enormente en esta etapa, ellos corren, suben, bajan y trepan por doquier sin ser conscientes del peligro que puede acarrear, por eso es muy importante que los juguetes además de ayudar a canalizar toda esta energía sean adecuados a su edad para no corran ningún peligro.
Para fomentar sus capacidades motrices podemos regalarles pelotas, toboganes, columpios, tuneles de tela o casitas dónde esconderse, un caballito o balancín, un triciclo o una moto sin pedales (tipo correpasillos).

Las nuevas capacidades intelectuales y motrices harán que le encante descubrir nuevas texturas, colores, tamaños o formas. Arrastrar, lanzar, encajar cosas, meter, sacar serán movimientos que le gustarán mucho, por eso un juego de construciones o de piezas encajables apto para su edad lo tendrá entretenido por un buen rato.

Es un momento en el que aún es temprano para juegos de imitación aunque ya empiezan a querer comportarse como nosotros  y si bien es cierto que desde que nacen empiezan a almacenar e imitar conductas. Seguro que comienzan a sentirse atraídos por los juegos de imitación como cocinitas, cajas registradoras, bancos de bricolaje, (con muchas piezas de diferentes formas y colores), simpre adecuadas para su edad, de plástico o de madera sin aristas y sin piezas demasiado pequeñas que puedan tragar.
Pueden empezar a gustarle también los disfraces o las marionetas por ejemplo, aunque es un regalo que yo personalmente dejaría para un poco más adelante.

Yo casi lo tengo decidido, aunque estoy entre varios de los que os he listado. ¿Y vosotros lo habéis decidido ya? Espero que este post os haya servido al menos para haceros una idea.

Sigue leyendo

Mis pequeños avances mes a mes

Hace tan sólo un par de días leí en el blog de mi refugio virtual de la srajumbo su post la primera vez que. La idea de hacer una lista con todas las primeras veces o con los avances más importantes de su pequeño me pareció una idea maravillosa, incluso me sentí mala madre porque yo al contrario que ella no he ido apuntando todos los detalles en un diario y si bien es cierto que está anotado todo en la cabeza, a veces nos empiezan a bailar ya las fechas, por eso me dí cuenta de la importancia de tener nosotras mismas nuestra propia lista y esa misma tarde en que la leí me puse manos a la obra. A recordar mes a mes y lo que no recordaba con exactitud se lo pregunté a mi suegra, que ella sí es buena abuela y se lo apunta todo todito con pelos y señales!

Disculpame Srajumbo por ser una copiona pero es que a mí como a tí me encantan estas listas!

InstagramCapture_db0a81da-e651-48dc-a9fa-0c7d3931d42f[1]

Así que a punto de que ”Mi reina mora” cumpla 2 añitos (me encanta llamarla así aunque suene políticamente incorrecto y aunque no tenga nada de mora, algún antepasado lejano quizá), ha llegado la hora de recopilar sus avances mes a mes:

1 Mes: miro a papá y a mamá, reconozco sus voces y los busco. Bostezo, me estiro desperezándome. Aún conservo esos ojos verdes con los que nací. Tomo teta a veces cada hora y hora y media incluso por las noches, me cuesta mucho dormir, mamá tiene que dormirme en brazos, mamando, cantándome bajito.

2 meses: sigo sin poder dormir solita. Estreno columpio, pero no me gusta nada lloro sólo quiero estar en brazos de mamá. Cuando mamá me da teta quiero que este sólo pendiente de mí y si se pone a mirar algo en el ordenador suelto la teta y la miro retadora ¿qué estás haciendo que no me haces caso le pregunto con la mirada? Veo mi primera nevada. Sonrío.

3 meses: Levanto la cabeza para observar si me pones boca abajo, me encanta esta postura. Me giro en la cama. Me convierto en el Papa Noel más pequeño de la casa por unos días, me gusta ver las luces del árbol de Navidad. Cambio la minicuna por la cuna grande.

4 meses: empiezo a comer papilla de cereales con leche. Ya no quepo en el capazo. Me quedo sentada solita aunque a veces me caigo de lado.

5 meses: me encanta hacer gimnasia en la cama, pies arriba y abajo.

6 meses: abrazo a papá y a mamá y los beso (a mi manera, con la boca abierta) Mis ojos empiezan a adquirir el color marrón definitivo. Empiezo a comer papillas de fruta y verdura y dejo los cereales. Me río a carcajadas. Chupo la fruta entera, me encanta probarlas todas. Cambio la silla grupo 0 por la sillita.

7 meses. Pruebo la tarta de cumpleaños de mamá, me encanta el chocolate. Me quedo de pie en el parque o en la cuna. Me salen los dos primeros dientes de abajo.

8 meses. Cambio la hamaquita por la trona.

9 meses. Tengo 4 dientes. Me doy mi primer baño en la piscina.

10 meses. Doy mis primeros pasos agarrada de las manos o de algún mueble.

12 meses. Saludo con la mano y tiro besos.

13 meses Me suelto a andar solita. Me gusta el columpio pero poco rato.

14 meses. Corro y me subo al tobogán (con ayuda). Juego a la pelota.

15 meses. Subo escaleras. Bebo sola en mi botella.

17 meses. Ayudo a mama a poner la lavadora y el lavavajillas.

18 meses. Empiezo a dormir mejor, solo me despierto de 1a 3 veces por noche. Como solita y me gusta aporrear las teclas del ordenador.

19 meses. Me gusta ojear revistas y cuentos. Juego al escondite con papá y mamá.

22 meses. Bailo rancheras. Vivo la etapa del no, no , nooooooo! La cama de 1.80 me queda pequeña, me caigo de la cama. Hago caca en el wc.

23 meses (día 1-09) primer día de guarde, no dejo de llorar. Me da miedo la playa.

Gracias por la idea Srajumbo, ahora que he cogido la tónica seguiré con mi lista de 2 a 3 años!

En estos dos años hemos dormido poco, comido poco, llorado mucho,pero también hemos disfrutado muchísimo de nuestra mutua compañía, de nuestros mimos, abrazos y besos sin fin, de tus ratitos abrazada a una teta durmiendo, de tus carreras en el parque, de tus peripecias con mi alma en vilo en la piscina. Han sido dos años de mucho amor y mucha ternura que no cambiaría por nada del mundo, pero es verdad que el tiempo pasa tan deprisa, poco a poco se hacen mayores, pero a nosotros nos parece que ha pasado en un abrir y cerrar de ojos y queremos que sigan siendo ”nuestros bebés”, hablo en plural porque creo que es un común sino a todas a la mayoría de las madres . Las que estáis en esta etapa ¿no tenéis esta misma sensación? y las que tenéis los nenes grandes ¿no echáis de menos de vez en cuando aún a vuestro bebé?

La cuesta arriba del período de adaptación

El Martes fue el primer día de guardería de mi peque, con 23 meses tuvo que enfrentarse por primera vez a estar totalmente sola rodeada de desconocidos. Fue muy duro separarme de ella que se agarraba a mi cuello desesperadamente y al verla intentar zafarse en vano de la barrera que el cuerpo de la profe ejercía en mitad de la puerta llorando desconsoladamente se me partió el corazón. Estuvo la hora entera llorando a grito pelado y yo me quedé en casa destrozada pensando si realmente era bueno para ella hacerla pasar por ese trance. Me planteé si no estoy siendo una hipócrita cuando no me pasa por la cabeza si quiera el dejar el colecho y la teta y sin embargo durante el día la despacho con un grupo de niños y un adulto que no conoce, en un entorno que no conoce y sin nadie a quién abrazar cuando tenga miedo, que al fin y al cabo imagino que es eso lo que debe de sentir, mucho miedo.

Si realmente tuviéramos la necesidad de dejarla allí por motivos de trabajo, si no tuviera abuelos y no tuviéramos otra alternativa, pero en realidad la apunte a la guardería porque es una niña muy tímida y pensé que le iría bien socializar y jugar con otros niños antes de ir a la escuela infantil, pensé que se divertiría y aprendería muchas cosas y que iría a clase de buena gana y después me contaría todo lo que había hecho durante las horas de clase.

Eso pensaba, pero después de dejarla allí me entraron toda clase de dudas. El resto de la semana hemos estado ”tranquilas” porque la pobre venía arrastrando un catarro y ha estado unos días con fiebre en casa. El Martes llegó a casa agotada de llorar y sólo tomo teta y se durmió, ha estado toda la semana pegada a la teta (es así siempre que esta mala) pero quizá haya influido también esa hora de separación de mamá. Esta semana ha sido para nosotras un respiro pero ya tiemblo de pensar en dejarla allí de nuevo el martes, tengo la esperanza de que esté con más ánimo esta vez, que tal vez la cogió con el pie un poco torcido porque estaba malita, pero si la veo llorar desconsoladamente otra vez no sé si llegaremos al tercer día…

Además mi suegra me anima diciéndome que no la lleve, que no es necesario y que no es bueno para su corazoncito tanto sufrimiento y realmente mi instinto y mi corazón me dicen que esta vez tiene razón. Pero por oro lado todo el mundo dice que todos pasan por esto y que a los pocos días se adaptan…¿realmente o es que se resignan? …aunque claro mucha gente me ha dicho también que la deje llorar en la cuna siguiendo el método Dr. Estivil que a todo el mundo haya utilizado o no pretende recomendar y mucha gente me ha dicho que es mayor para tomar teta, que me va a dejar seca, etc…¿y que he hecho? como dicen en mi tierra los he mandado a escaparrar!! Y ahora me contradigo y la obligo a hacer algo que ninguna de las dos deseamos.

No se como acabará esto, lo mismo acabo la semana borrándola de la guardería…eso sí creo que su padre me mata! Ya os contaré!

descarga