La vida sin prisas

Acabo de escribir el título del Blog y ya estoy pensando ¿que es eso? En este mundo en el que todo va a un ritmo trepidante, la vida, el día a día, la información que te llega a borbotones por distintos medios se hace muy difícil desconectar y vivir sin prisas se convierte en una utopía.

Os pongo un ejemplo que podría ser de mi día a día y con el que seguro que más de una se siente identificada: Estas hablando con tu madre, alguien te envía un whatsap, lo consultas porque estas esperando que Maritere te conteste a la pregunta que le hiciste hace un rato, en la tele están echando las noticias y no quieres perderte la última del atentado de Túnez, así que haces oreja mientras intentas no distraerte demasiado del tema que tenías entre manos con tu madre, mientras tu hija tira de tu falda intentando que le prestes atención y sin parar de gritar mamá, mamá, de repente se oye la radio es tu hija, intentado llamar tu atención y la de la abuela y que bailemos con ella una jota ¿no es para volverse loco?

Y me pregunto en que momento el ser humano dejó de concentrarse en lo que realmente importa, dejó de preocuparse por un sólo asunto en el momento que lo ocupaba prestando atención únicamente a eso y me lo pregunto cómo ser humano que deambula entre esta jungla de quehaceres y exceso de información en la que vivimos intentando prestar atención a todo y realmente prestándosela a nada. Si bien es cierto que no soy quizá la persona más adecuada para preguntar a nadie ya que yo soy la más despistada, la más ”éterea” (me lo llamó un día una amiga y creo que es uno de los calificativos más extraños y a la vez más acertados que nunca me han dicho) de las criaturas que rodean mi mundo. Tengo el defecto de aislarme en mi mundo e ignorar al resto de seres a mi alrededor, por lo que a veces me hablan y no contesto, no porque no quiera o los ignore deliberadamente sino porque ni siquiera sabía que se dirigían a mí, no los estaba escuchando. Creo que es un defecto que desde siempre he tenido, de hecho de pequeña me llevaron al otorrino porque pensaba que no oía bien y lo que me pasaba es que simplemente no estaba escuchando al profesor cuando me hablaba. Posiblemente ahora dirían que tenía un síndrome de falta de atención (¿porque nos empeñamos en llamar síndrome a todas las ”patologías” que antes nos parecían tan normales?), posiblemente ese síndrome mal curado ha afectado a mi personalidad de adulto…puede ser, en conclusión el mal persiste y lo cierto es que entiendo que a los de mi alrededor, sobre todo a los mas cercanos como mi marido les irrite sobre manera sentirse ignorados, pero no lo hago deliberadamente y lo cierto es que no puedo evitarlo.

El porqué, la verdad es que creo que la culpa de todo esto son los nervios, las prisas y el stres. Cuanto más etresada estoy más me pasa y es que parece que mi cerebro tiene ganas de desconectar y ¡vaya si desconecta! Pero a pesar de estos signos de alerta (que yo achacó al exceso de estímulos externos, aunque también puede ser que me falte un herborcillo), seguimos con un ritmo de vida estresante desde que nos levantamos hasta que nos acostamos, siempre con prisa aunque realmente no la haya, siempre con falta de tiempo, ¿tiempo para qué exactamente? para trabajar más, para hacer la colada, para un montón de imposiciones que nos hemos buscado nosotros mismos y entre tanto se nos olvida tener tiempo para dedicarnos a vivir, para mimar a nuestros hijos,para disfrutar con ellos (sin estar pendiente del móvil, del ordenador o de la tele, sólo con ellos)  incomunicacion

Ahora estamos pasando unos días de ”desconexión” en el pueblo y a mi reina le pusimos una piscina de esas hinchables para que disfrutara, subí a la habitación para quitarle la ropita y el pañal mientras su abuelo y su padre llenaban la piscina y mientras yo sacaba un pañal seco y una toalla me la encontré en el pasillo urgiéndome para que la llevara a la piscina, haciendo palmas como una loca y quitándose el chupete a la desesperada como diciendo vamos mamá, deprisa que vas muy lenta! Cómo?? me hizo mucha gracia en ese momento, pero después se activó una alarma en mí, ¿lo estaremos haciendo realmente bien con ella? mi hija de 21 meses ya es la más impaciente de la casa, lo quiere todo para ya y todo para ahora mismo…¿hemos creado una bomba? Nos quejamos de que es muy nerviosa, vale que su personalidad sea así pero esta claro que nosotros en lugar de apaciguarla la enervamos aún más. ¿Nos hemos vuelto locos? la verdad es que a veces desearía mudarme a algún lugar recóndito en el que vivir más tranquilo y sin tanto stres.  Pero no creo que sea necesario, todo esta en nuestras cabezas, podemos vivir más despacio, podemos hacerlo en nuestras casas y sin salir de nuestras vidas y podemos enseñarle a nuestros hijos a vivir más despacio prestando la atención necesaria para cada cosa y en cada momento y disfrutando día a día con las pequeñas cosas, cada una a su tiempo. Este va a ser mi propósito para los próximos meses, vivir más despacio y más tranquila y vosotras ¿os apuntáis a la vida sin prisas?

Mi regalo especial de comunión

Ha llovido ya un poco desde la comunión de mi sobrina, pero hasta ahora no había tenido tiempo de enseñaros el regalito tan especial que le preparé para ese día que tanta ilusión les hace y con tanto anhelo esperan y preparan.

Aunque a veces son las madres las que más ganas e ilusión tienen, me he topado con alguna madre estos días estresadilla con el tema de la comunión de sus hijas y es que quería hacerlo todo ella misma y no llegaba claro, pero quién más y quién menos se ilusiona con una fiesta así, y como madre debe de ser emocionante cuanto menos ver como tus hijos se van haciendo mayores y van tomando sus propias decisiones y por un día se convierten y se visten como príncipes y princesas.

Ya como tía yo estaba emocionada y quería que mi peque tuviera el mejor regalo del mundo, para mí un regalo hecho a mano con mucho cariño tiene mucho más valor que cualquier regalo por mucho más caro que este pueda ser porque sólo los regalos hechos con corazón llegan precisamente al corazón! y yo quería llegar al corazón de Aroa en este día tan especial y a juzgar por la cara que puso cuando lo vio creo que conseguí mi propósito, aunque que decir que ese día estaba ilusionada con todo.

Ahora que ya ha acabado la temporada de este año…(más vale tarde que nunca) y más que nada porque antes de la fecha no quería desvelar el secreto os dejo unas fotos de mi trabajo por si a alguien que tenga una comunión el año que viene le apetece ir copiando alguna idea.

espejo Aroa

Espejo personalizado con su nombre

Albúm de fotos y libro de firmas

Albúm de fotos y libro de firmas

IMG_4668

Cojín personalizado con su nombre

Para darle una imagen mucho más vistosa quería añadir una guirnalda de luces de colores que le entregaría encendida, hecha también con mis propias manitas, pero el primer intento no quedó también como esperaba y se me echaba el tiempo encima, así que vi esta guirnalda tan chula en Primark y pensé que quedaría ideal.

IMG_4681

cesta terminada

IMG_4683

Presentación final

Claro que si ha alguna le ha gustado mucho y no tiene tiempo o ganas gustosamente se la puedo hacer, podéis contactar conmigo en el correo de mi tienda info@lacestitadelbebe.es o 693 360 614. Y si tenéis algún nacimiento en camino también podéis echar un ojo que tenemos cosas muy bonitas para recién nacidos! http://www.lacestitadelbebe.es