17 meses de amor incondicional

Hacía días que no escribía y tenía esto un poco olvidado y es que han sido días agotadores entre gripe e insomnio y  mucho trabajo, intentaré mantenerlo un poco más activo.

El miércoles 18 se cumplieron 17 meses desde que conocí al amor de mi vida. Y si leyera esto Papá se preguntaría ¿cómo? ¿el amor de su vida no era yo? y yo le contestaría si mi amor, el amor de mi vida sigues siendo tú (como en la canción de Camilo Sexto). Pero ahora tengo dos amores que llenan mi vida día y noche.

Han sido 17 meses de mucho insomnio, muchas noches en vela con dolor de brazos, de espalda, con dolor de cabeza, con horas de infinita paciencia sentada frente a ti cantándote, distrayéndote con mil objetos que han acabado siempre tirados en el suelo una y otra vez, sólo para que comieras una cucharada. Tu padre y yo acabamos cada día agotados contigo mientras tú, mi pequeña reina, eres una fuente inagotable de energía! Pero todo el cansancio y el esfuerzo se disipaba viendo la enorme sonrisa que se dibujaba en tu cara cuando conseguías un logro, jugando al escondite con papá o cuando te salías con la tuya.

En todo este tiempo hemos disfrutado con tu aprendizaje, como cuando aprendiste a chascar los dedos, eras muy muy pequeña y ahora se te ha olvidado. Cuando aprendiste a pelar una mandarina o a comerte un Petit Suis tu solita sin mancharte tan apenas. Cuando diste tus primeros pasos sola o tu primera carrera, porque desde que aprendiste a andar sola no andas si no corres a todas partes, como hoy que corrías con los brazos abiertos cómo si fueras a volar. Y como esos días que te dio por estirarte hacia arriba, de puntillas, poniendo los codos hacia atrás a la altura de los hombros. Te decíamos Judith, a ver como creces y tu hacías esto queriendo crecer y todos reíamos.

Estas en una etapa muy graciosa y te comeríamos a besos a todas horas. De hecho yo lo hago siempre que puedo, besarte y abrazarte y llenarte de caricias. Han sido 17 meses de besos y caricias que no cambio por nada del mundo (hay que aprovechar ahora que luego lo mismo creces y ya no tienes ganas de tantos besos). Han sido 17 meses de un amor tan grande que no me cabe en el corazón, un amor que sentía ya antes de conocerte y que ha ido creciendo día a día contigo. Siempre había oído que no hay amor tan grande como el de una madre a su hijo, pero todo lo que se dice es poco y no es comprensible del todo hasta que se siente. Y sólo vivo par a ti, para seguir queriéndote con toda el alma y para seguir viéndote crecer, cuidándote, acunándote durante horas por las noches, cantándote nanas y susurrándote al oído para tranquilizarte cuando te pones tan nerviosa que no puedes coger el sueño.  Y sólo quiero vivir en el futuro para verte soñar, para fomentar esos sueños, para educarte, para mimarte y para seguir viéndote crecer y aprender que la vida (aunque no siempre es un camino de rosas) merece la pena vivirla y sobre todo vivirla con las personas que amas.

3 comentarios en “17 meses de amor incondicional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s