Crisis de lactancia, mi falso destete solo duró una noche

Hace unos días leí un post de una mamá muy preocupada porque su bichilla de repente había dejado de mamar y desde entonces tengo en mente hablar yo también de mi falso destete.

Por fortuna mi pequeñaja de 15 meses, desde hoy 16! aun no se ha cansado de la teta, digo por fortuna porque ni ella ni yo por el momento estamos por desengancharnos de este vicio que nos tiene a las dos adictas y me confieso aquí de esta adición, oculta o no tanto en parte hasta ahora. Porque hasta ahora cuando me han preguntado ¿cuando vas a dejar de darle teta? solo decía…pero si es que solo se duerme con la teta, así en poco rato cae rendida y además si no quiere leche,ni papilla de cereales, ni yogurt, la teta es la única leche que toma ¿como se la voy a quitar? Excusas? no no tanto también es importante…Bebe_1

Pero lo cierto es que no solo por estas razones seguimos en marcha con la lactancia, sino principalmente porque tanto ella como yo estamos tan a gustito, tan calentitas, abrazadas en esos momentos que no queremos acabar con ello. Imagino que llegará un momento dado en que ella sola se canse y la vaya dejando, pero hasta entonces las dos juntas disfrutaremos de esos ratitos, que luego crecen muy rápido y ya nunca vuelven. Por eso creo que las madres tenemos más miedo que ellos a perder esto, Nooo! no al menos de repente, esperemos que sea poco a poco par ir haciéndonos a la idea.

Volvamos al tema del que quería hablaros, ¡que me pierdo en devaneos!, es de la pequeña crisis que mi hija y yo sufrimos con la lactancia, pequeña digo, porque solo duró una noche. En nuestro caso no fué ella la que se cansó sino yo, que harta de que me mordiera los pezones, una noche en la que me mordió varias veces seguidas hasta sangrar y que ya no podía con el dolor que me producía al mamar, decidí no puede ser! Hasta aquí hemos llegado, me planté y dije esto se va acabar! y las dos nos pasamos la noche en vela y llorando…fué muy duro, no quería verla llorar, no soy partidaria de dejar llorar a los bebés hasta que se duerman ni mucho menos, de hecho los brazos me dolían de tanto acunarla. Pero mi niña perseverante y testaruda es un rato largo y sin su teta no estaba dispuesta a dormir.

Finalmente calló rendida y mamá también, a la noche siguiente fué ella la que no quiso teta y durmió como nunca había dormido, se despertaba a media noche, lloriqueaba, le ponía el chupete y otra vez a dormir. Claro…estaba agotada! Pero a la tercera noche volvimos a la normalidad, no pude aguantar y con los pezones ya un poco recuperados le ofrecí la teta sin que ella me la pidiese…y vuelta atrás. Hoy me alegro y casi me siento culpable de haberle hecho pasar ese trago…aunque realmente no podía darle pecho del dolor que tenía.

De vez en cuando me vuelve a morder, incluso me ha vuelto a hacer sangre en algún mordisco, pero es solamente alguna vez que está demasiado excitada porque no ha dormido suficiente o no se ha echado su siesta o tal vez porque le esta saliendo un diente nuevo, son momentos aislados que vamos sobrellevando estoicamente con un poquito de dolor y con mucho amor. Pues lo bueno que nos aporta la lactancia nos compensa con creces por estos malos momentos y porque creo que lo justo es que sea ella la que decida y no yo cuando quiere dejarla.

Os dejó el enlace del post de la mamá que os nombraba al principio de Planeando ser Padres, os recomiendo su lectura!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s